FARO DE LA CULTURA

 

El concepto principal del proyecto busca indagar sobre el binomio Edificio + Espacio público.

La propuesta gira en torno a repensar la concepción bipartita de estos espacios, amalgamándolos en un único ámbito publico, abierto y polivalente. El espacio destinado al auditorio se convierte así en una posible extensión de la ciudad y del barrio.

Un auditorio : un área abierta a la cultura, el ocio, la educación, el trabajo, la producción, la experimentación y Una plaza.

Será un Auditorio y la vez un lugar urbano, atractivo y agradable con una gran variedad de actividades, donde uno encontrará condiciones agradables, que crearán el deseo de ir allí y permanecer allí; un lugar que deja una parte importante al uso público gratuito, a eventos, a lo temporal, a lo efímero, además del programa establecido.

 

Programa

 

El auditorio como uso y espacio tiene explicita la capacidad transformadora del edificio en su totalidad.

Un auditorio hacia el sur como espacio cerrado apto para espectáculos o bien su reconfiguración mediante el repliegue de las gradas y la apertura de las fachadas , abriendo toda la plantas baja para crear fluidez, transparencia y movilidad. El espacio público invade el edificio y da acceso libre para su apropiación por parte de la gente. Un espacio que busca fomentar la aparición de instalaciones temporales tales como mercado, eventos y espectáculos.

Las aulas y talleres se distribuyen a lo largo de una pastilla, con visuales y expansión hacia el norte y la reserva,  pero también con la posibilidad de integración al gran espacio cubierto cedido por el repliegue de las gradas del auditorio.

Habilitado por la propuesta estructural, el nuevo edificio, por sobre todo es un contenedor de planta libre con circulaciones bien definida. Todas las subdivisiones propuestas, a excepción de las áreas de servicio, se han planteado para que sean desmontables en el futuro (tabiques fenólicos y paneles de vidrio).